Conoce nuestro nuevo Laboratorio de Flujo Clic aquí

Video Corporativo

¿Por qué calibrar?

Las mediciones se vuelven un elemento indispensable e inseparable para determinar la calidad en los productos, procesos y servicios que se realizan en la industria en general donde su destino final son los consumidores, usuarios o población en general.

Para conocer y determinar la calidad y otros aspectos importantes en los productos, es necesario contar con instrumentos o equipos que garanticen una correcta medición de las características de diseño  o que garanticen que los procesos bajo los cuales se elaboran cumplen con las especificaciones requeridas por el fabricante o garanticen que el producto no dañe al medio ambiente o al consumidor.

Frecuentemente, los controles de la calidad para los productos y servicios se realizan empleando instrumentos de medida que determinen las características deseadas del mismo, como su peso, longitud, su dureza, entre otras características. En ocasiones es necesario cumplir con Normas que regulen las especificaciones de ese producto o servicio y es imprescindible garantizar su cumplimiento para eso, los procesos deben ser monitoreados con la finalidad de garantizar que las condiciones de elaboración (como temperatura, presión, humedad, pH, etc.) son las adecuadas.

La única forma de asegurar que los equipos e instrumentos midan correctamente, es con su calibración, misma que garantice confiabilidad, mediciones correctas y exactitud requerida, ya que a través del tiempo las condiciones de los equipos e instrumentos cambian  generalmente degradándose o desgastándose, y su medición puede verse afectada por ello, es necesario contar con instrumentos de medida calibrados periódicamente, por personal altamente competente, equipos patrones de medida, laboratorios, materiales, trazabilidad metrológica reconocida y procedimientos que demuestren que un instrumento mide correctamente. Es importante mencionar que los instrumentos o equipos de medida deben estar sujetos a programas de calibración y mantenimiento para garantizar cumplimento constante con la calidad necesaria y que sus calibraciones demuestren a través de comparaciones contra valores convencionalmente verdaderos, que los equipos e instrumentos se encuentran dentro de las tolerancias del fabricante o de las normas de especificaciones en caso de existir.